viernes, 05 de junio de 2009

RITUAL DE SAN CIPRIANO

 

Se necesita:
Un velón verde, agua bendita, azufre, alcanfor, un vaso y aceite de oliva.
Se machaca el alcanfor en un mortero y se mezcla con el azufre y el aceite, se va
rezando la oración y se ritualiza el velón, mientras le vamos poniendo agua bendita,
Escribimos en un papel la petición que queremos conseguir, colocamos el papel de la petición en el fondo del vaso del velón y le añadimos los demás ingredientes, se enciende el velón con cerillas de madera.
Este ritual debe hacerse en cuarto menguante para desterrar enemigos.

 

ORACION DE SAN CIPRIANO

En el nombre de Dios, yo invoco a San Cipriano, rezo y cargo con mi devoción. Líbrame de todo peligro y daño del prójimo. Líbrame de lo malo y de todo animal rabioso y venenoso. Líbrame del maleficio o ensalmamiento maligno. Dirígeme con toda felicidad y seguridad en mis viajes .Aclárame el camino, aleja de mi, el peligro y todos los daños que me rodearte ruego Santo mio intersección gloriosa para Dios, amen.

 

ORACION DE SAN CIPRIANO PARA PETICION

 

En el nombre del gran poder de Dios invoco la sublime influencia del mago San Cipriano. Rezo y cargo con mi devoción, para obtener éxito y adelanto en todos los asuntos y negocios que emprenda y para allanar todas las dificultades que hayan en mi camino. Para que seas mi protector por la virtud que Dios te ha dado.
A ti te entrego todas mis necesidades para que me brindes tu protección, me libres de todo mal. En tu compañía venceré, con tu fuerza me protegeré y de toda mala influencia me libraras. Amen

 

Como se ritualizan las velas

Buscaremos un lugar tranquilo, o el sitio que tengamos destinado para tal fin, un lugar siempre limpio, recomiendo que cuando vayan a ritualizar una vela en ese lugar cinco minutos antes pongamos una varita de incienso de sándalo que nos ayudara en la concentración, incluso podemos hacer sonar un cuenco tibetano por toda la habitación para eliminar cualquier impureza o cualquier ente negativo que pueda quedar de otros rituales.

Una vez hecho esto vamos ya a ritualizar las velas.
Cogemos la vela con las dos manos, cerramos los ojos, imaginando la petición que queremos conseguir, haciéndola rodar con ambas manos de un lado a otro, como si de un rollito de pan se tratara, pensando continuamente en lo que queremos conseguir e incluso que ya lo hemos conseguido, una y otra vez con una concentración plena, tomándonos el tiempo que necesitemos y cuando estemos convencidos de que ya esta ritualizada la pegamos al plato y la encendemos, siempre con cerillas de madera.

Si se tratara de un ritual de amor, primero deberíamos escribir los nombres convenientes, para que la vela trabajara a la persona mientras quema.


Tags: CIPRIANO

Publicado por elohimelmago @ 2:17
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios